Menú Cerrar

Tecnología como motor de cambio empresarial

Hoy en día estamos viviendo en un mundo completamente digital. La tecnología ha pasado a ser un gran factor y recurso importante para que las empresas puedan mejorar, crecer y obtener grandes resultados.

La clave está en que la tecnología necesaria nunca es un gasto, es una inversión. Lo que diferencia una situación de la otra es que se trata de que la segunda tienen la capacidad de generar un retorno. Una inversión significa que después de haber destinado un capital, se obtiene ganancia, por lo tanto, no es un saldo por sí mismo negativo.

Siendo que el mundo está avanzando cada vez más rápido gracias a, precisamente la tecnología, no adaptarse significa quedarse atrás. Ya que no es algo únicamente en contra de otras empresas que sean competencia, sino que se trata del mercado en sí mismo.

Pero como cualquier paso o decisión que se toma, llegado el momento de invertir en tecnología nos aparecen las dudas sobre si estamos haciendo lo correcto. Se debe dejar en claro, que, si se desea tener una implementación de tecnología en la empresa esto no es por un lujo o inversión; en la actualidad, en el mercado esto ya es una necesidad primordial que permite que grandes y pequeñas empresas evolucionen y cada vez puedan satisfacer de una mejor forma la demanda de sus consumidores.

Es así como las empresas con mayores fortalezas e ingresos a nivel mundial han visto cómo la ciencia, la tecnología e innovación logran transformar sus negocios, ser más atractivas para los inversionistas, incrementar sus mercados y crecer durante el tiempo al enfrentarse a consumidores y usuarios más exigentes e informados frente a los productos y servicios que consumen.

Dependiendo de las características de la empresa será necesario invertir en tecnologías de información aplicadas a las diferentes áreas de la corporación como pueden ser mercadotecnia, recursos humanos y estrategia hacia gestión de riesgos, sin olvidar otros aspectos como las finanzas o las ventas. Sea como sea, lo cierto es que invertir en tecnologías de la información es fundamental para lograr mayor competitividad y una rentabilidad absoluta de los procesos establecidos.

Tecnologías como activos estratégicos para lograr ventajas competitivas

Debemos buscar aquellas tecnologías que solucionen las necesidades y se adapten a los procesos productivos, no al revés.

Las tecnologías aplicadas a la producción por ejemplo, facilitarán la toma de decisiones, permitirán hacer tangibles los procesos, saber dónde se está, para poder aplicar mejoras en tiempo real.

Cuando una inversión en tecnologías en benéfica, se denotan las siguientes ventajas:

  • Mayor productividad: Cuando ingresa la tecnología en las empresas, se reducen las horas de trabajo manual y aumenta la productividad; se disminuye el margen de error. Obviamente, dichas tecnologías deben estar enfocadas en el objetivo de cumplir aquellas necesidades que tenga el negocio y, en paralelo acompañar a las metas del mismo.
  • Procesos óptimos: De la mano con estas tecnologías podrás obtener una mejora en los procesos, una optimización fundamental, organización, cobranzas y ventas, etc. Se obtienen estas ventajas competitivas necesarias para alcanzar un posicionamiento adecuado dentro del mercado y así, hacerte con potenciales y fieles clientes.
  • No barreras de comunicación: La comunicación entre ejecutivos – empleados avanzará más que solo una llamada telefónica, ya que se podrá recurrir a diferentes maneras para ejercer susodicha comunicación. Boletines, video llamadas, redes sociales. También mejora la comunicación entre clientes, proveedores y aliados en el mercado.

¿Cómo hacer una inversión tecnológica inteligente? No se cierre a los avances tecnológicos, analice sus necesidades y decida con base en las metas estratégicas de la organización.

  1. Evalúe sus necesidades tecnológicas con base en las metas establecidas en el plan estratégico y siempre considerando en lo que aportarán para volver más eficientes las operaciones.
  2. Más allá de lo que el propio personal de TI pueda recomendar, busque la opinión de quienes vayan a hacer uso de la tecnología ¿Quién mejor para saber cuáles son sus dificultades y cómo se pueden solucionar que quienes realizan dichas tareas día a día? Incluso puede ser que estén informados de las novedades tecnológicas que pueden serles de utilidad y mejorar su productividad.
  3. Busque opciones no sólo con base en el presupuesto sino también en los beneficios que brindan. La mejor decisión será la que se base más que en el costo de la nueva tecnología, en las ganancias que puede esperar de su adopción.

Una empresa que tenga tecnología que haga más eficiente su trabajo, será mucho más productiva. Eso se verá reflejado también en la capacitación de su personal contratado. Quienes tengan buena formación estarán en mejores condiciones para dar excelentes resultados.

Con esto en mente, y tomando en cuenta la cantidad de empresas que ya implementan esta tecnología en sus servicios y procesos, ¿vale la pena perder a los clientes ante la competencia que ofrece una experiencia más organizada e integrada?