Menú Cerrar

La transformación digital en el sector Automotriz

“La primera regla de cualquier tecnología es que la automatización aplicada a una operación eficiente aumentaría la eficiencia. La segunda regla, es que la automatización aplicada a una operación ineficiente aumentará la ineficiencia.”.

Bill Gates

La industria automotriz avanza hacia la industria 4.0 a buen ritmo. La llegada al mercado de los coches inteligentes y autónomos es el resultado de años de generación de conocimiento entre las fábricas tradicionales y las mejores firmas tecnológicas. Ahora, tecnología y automoción van unidas hacia un futuro 100% digital y en el que el cliente es el centro de atención.

La era digital es la oportunidad perfecta para un cambio completo del funcionamiento del sector, que ahora avanza con pasos decididos hacia un modelo más eficiente, sostenible y con la tecnología como base de su crecimiento.

Esta industria ya está inmersa en una profunda transformación digital aplicando las bases de la denominada Industria 4.0. Los cambios estructurales de los últimos años han tenido como principal apoyo la tecnología, y durante la próxima década se consolidará la digitalización de un sector que había vivido décadas con procesos tradicionales.

Para empezar, es notorio el aumento en las alianzas entre las firmas automotrices con empresas de tecnología, tal es el caso de la española SEAT con la coreana Samsung, esto para integrar las aplicaciones de SAP. Gracias a estas alianzas la industria del coche solamente integra nuevos elementos sin tener que cambiar radicalmente su sistema de trabajo.

Estas cooperaciones, a su vez, incentivan una producción más corta y personalizada. En otras palabras, se logra reducir los tiempos de fabricación y ser más productivo. El cliente, cada vez más exigente, analiza mucho más las prestaciones de cada modelo y busca la mayor personalización posible. Es por ello que el sector ya es capaz de producir de forma menos masiva y segmentando mucho más cada modelo a un tipo de público. Esta es una tendencia que no dará vuelta atrás.

Otro beneficio de la Industria 4.0 a este sector llega gracias a el Big Data y la incorporación de perfiles profesionales como los ingenieros de datos, pues ha permitido una total monitorización de los procesos de fabricación.

Esto permite a las marcas de automoción seguir la producción de coches en bloques mucho más pequeños, con un mayor control de dónde está cada coche, qué componentes tiene incorporados, de qué serie, etc.

Con ello, entre otras ventajas, los fabricantes del sector pueden detectar mucho antes cualquier problema o fallo en una serie de coches, reduciendo el impacto y evitando crisis corporativas importantes como las vividas en los últimos años.

A todo esto tenemos que agregar el componente sostenible y de respeto al medio ambiente como uno de los aspectos que el cliente más tiene en cuenta a la hora de tomar una decisión de compra. En el caso del automóvil, este factor también está presente y se une a algunas ventajas fiscales o legales para los compradores de coches con mayor grado de sostenibilidad.

La tecnología verde o Green IT permite disponer de centros logísticos y de producción más eficientes, con un consumo energético muy inferior al de los centros tradicionales. El producto final, el automóvil, también sigue incorporando elementos a favor de la sostenibilidad como la reducción del consumo, las emisiones o los residuos y el uso de fuentes energéticas limpias.


Actualmente existen múltiples ventajas para los fabricantes de coches, así como todas las subindustrias que dependen de esta misma, como las autopartes y los químicos. Además, existen muchos posibles beneficios que aún no hemos alcanzado, pero se pronostica se pueden alcanzar. 

En Eviciti sabemos que todas las industrias están en constante evolución y estamos determinados para lograr que la tecnología sea la principal aliada para que las empresas se mantengan a la vanguardia. ¡Contáctanos y descubre qué tecnologías son las que puedes aplicar para tu empresa para impulsarla al siguiente nivel!