Menú Cerrar

La cultura de innovación tecnológica en las empresas

Cuando hablamos de innovación tecnológica, generalmente la primera reacción es hablar de nuevos productos en el mercado. Sin embargo, lo que implica es la renovación y la ampliación de nuevos procesos, productos y servicios.

En la actualidad, la innovación constante no es solamente esperada, sino que el público la demanda sin piedad. Los cambios son necesarios según las organizaciones y la sociedad; y no estamos en contra de ello, en realidad, estamos a favor de un buen avance. Uno que -no solo nos lleve a obtener beneficios económicos- sino que nuestro conocimiento acerca de cierto tema se expanda y así podamos ofertar un mejor servicio y/o producto. La tecnología es la gran impulsora del desarrollo empresarial. Ofertar más y mejores productos y servicios es lo que permite a cualquier compañía atraer nuevos clientes y mantener relaciones añejas con los existentes.

La innovación tecnológica no está restringida a ideas revolucionarias, de hecho, este es el elemento clave para la existencia de este concepto. De esta manera podemos distinguirnos como competitivos. En el mundo empresarial es esencial mostrarse así para poder sobresalir.

La definición más común para competitividad es la habilidad para innovar y mejorar constantemente. La innovación tecnológica no solamente está obligada a seguir estos patrones, debe ser la punta de lanza para cualquier clase de desarrollo, pues esto es lo que la sociedad demanda.

Promoviendo la cultura de la innovación tecnológica

El 94% de los líderes digitales aseguran que existen nuevos caminos que están redefiniendo las formas de trabajo. Las empresas se están adaptando a un nuevo modelo de prácticas, desde el trabajo remoto, modelos híbridos, hasta la automatización de procesos.

Es mayormente valorado el trabajo en equipo ligado al aseguramiento de obtener un amplio impulso sobre la innovación tecnológica; esto en el sentido de mejoras y practicidad. El grado de esfuerzo que se presenta en la innovación tecnológica, impacta directamente a la macroeconomía, a través de distintos modelos que actúan como factores endógenos como el capital humano y el esfuerzo individual.

Ciertamente, la sociedad ha vivido cambios fuertes en la actualidad y gracias a ello es que la demanda de ciertos servicios se han vuelto primicia, asfixiando a las mentes creativas y bastante activas para evolucionar. No se toma la asfixia como término negativo, más bien es de manera impulsora. Aplicar métodos asertivos, ayudan a que las ideas revolucionarias no suenen como subversivas, al contrario, su meta es que sea muy atractivo y funcional.

Dirigirnos hacia una cultura de innovación tecnológica, es ir más allá de lo ordinario, es dialogar sobre las nuevas adaptaciones centradas en un mejor futuro. Hoy las empresas no solo se enfrentan con problemas económicos debido a la pandemia, sino que también se ven forzadas ante la necesidad acelerada por reinventarse. Es su deber crear impacto, abrir nuevos caminos que impulsen la visibilidad de negocios avanzados guiados hacia el éxito. Es considerar que la demanda y los disruptores conducen a cambios positivos.


¿Por dónde empezar?

Se tiene que reconocer que los principales causantes de este avance, además de quienes la crean, son los líderes fielmente apegados a encontrar sucesos innovadores; es así como creamos una cultura de empoderamiento y con sentido de pertenencia, la cual fomenta la creación de distintos enfoques orientados a generar un impacto positivo, enfatizando la viabilidad y estabilidad que ésta promete.

En Evicti nos involucramos constantemente en procesos de innovación. Entendemos que las actualizaciones constantes no son un lujo sino una necesidad, por lo que invertimos en nuestro departamento de desarrollo y capacitación para ser la solución que tu negocio necesita. Contáctanos, en Eviciti estamos para ayudarte.