Menú Cerrar

Metodologías para la mejora continua empresarial

¿Te has preguntado si la forma en la que funciona tu empresa es la mejor?

Una duda que surge cuando algunas de las operaciones y procesos no están dando los resultados que deberían. Cualquier empresa necesita alcanzar el mejor nivel de excelencia y calidad, que le permita ser mayormente competitiva ante las exigencias del mercado actual.

Optimizar el funcionamiento de tu empresa significa encontrar la mejor forma en la que hacen las cosas y para ello se necesita un plan eficiente y efectivo.

La mejora continua, es un modelo de gestión que de forma permanente y sostenible en el tiempo permitirá a la empresa eliminar operaciones que no agregan valor a sus procesos. El resultado de aplicar procesos de mejora continua será un producto o servicio mejorado, más competitivo y que responda mucho mejor a las exigencias del cliente. Se trata de una metodología de trabajo que se basa en las personas y el uso de indicadores: se trabaja en equipo para alcanzar los objetivos establecidos.

Beneficios de la mejora continua en la empresa

Empresa más productiva

Reducción de costos.

Optimización de procesos

Disminución de errores

Resultados más eficaces

Reducción de plazos de ejecución

Aumento de la motivación de equipos de trabajo

Pasos para la realización de un plan de mejora continua para tu empresa

1. Define tus objetivos

2. Establece tus indicadores. Las métricas y KPI’s son los indicadores más valiosos para obtener los datos sobre cómo han operado hasta el momento

3. Compara los resultados entre procesos. Tener un histórico de datos de todos los procesos de la organización ayuda a ir encontrando qué situaciones y momentos han sido clave en la empresa.

4. Simplifica procesos. Elimina actividades que no contribuyen al proceso productivo.

5. Involucra a tu equipo de trabajo. Para que conozcan y se involucren en las nuevas metodologías, su compromiso será el que garantice el éxito de tu plan de mejora.

6. Evaluación de resultados en un tiempo definido

7. Ajustes necesarios al plan

De forma general estos pasos te permitirán identificar los procesos que requieren de una intervención urgente. La mejora continua también supone implementar en la empresa una actitud y conciencia en el equipo de trabajo por no dejar nunca de avanzar para ser más competitivo, de manera que ellos se sientan elementos clave en este proceso.

En la actualidad, existen muchas estrategias de mejora continua en una empresa. Una de las metodologías más conocidas y eficientes es el Balanced Scorecard.

El Balanced Scorecard es la herramienta o metodología que ayuda a lograr un balance integrado del avance, crecimiento, productividad y competitividad de una organización y que proporciona la información necesaria para definir la dirección que deberá seguir la empresa en el futuro.

Los Key Performance Indicators (KPIs) conforman el Balanced Scorecard y se establecen de acuerdo a la estrategia de negocio seleccionada por la compañía para llevar adelante sus procesos y a los objetivos y metas que quiera alcanzar. Por ello, el monitorear los KPI, es monitorear directamente la actividad y el desempeño real de la empresa.

En resumen, el BSC (Balanced Scorecard) es la representación en una estructura coherente, de la estrategia del negocio a través de objetivos claramente encadenados entre sí, medidos con los indicadores de desempeño, sujetos al logro de objetivos determinados y respaldados por un conjunto de iniciativas o proyectos. Un Balanced Scorecard exitoso debe contar la historia de sus estrategias, es decir, debe reflejar la estrategia de la empresa.

Cuales son las perspectivas del Balanced Scorecard

Finanzas: Es útil para cualquiera de tus estrategias financieras como las que mejoran los ingresos y las utilidades, el objetivo de esta perspectiva es aumentar las ventas y reducir los gastos. La medición de indicadores financieros son la clave del éxito y algunos que se pueden medir son: la tasa de crecimiento de los ingresos, el retorno de inversión, el ciclo de conversión en efectivo, las ganancias netas, los márgenes de utilidad.

Clientes: Hoy en día el servicio al cliente ha cobrado más fuerza que antes, si tus clientes están satisfechos es porque estás en una empresa comprometida en brindarles lo mejor. En el BSC dentro de esta área se buscan nuevas estrategias para responder efectivamente a las necesidades de los consumidores. Los aspectos que se pueden analizar son: nivel de satisfacción de cliente, nivel de reconocimiento de marca, expansión del negocio, problemáticas con el cliente.

Procesos internos: En este eje se busca la alineación financiera y la de los clientes. Entre sus principales indicadores encontramos: aumentar la productividad de los equipos, mejorar un proceso emprendido internamente, crear nuevas campañas mejor enfocadas, optimizar el servicio que se le brinda a los usuarios. Este enfoque ayuda directamente a mejorar la gestión de proyectos, los productos y servicios.

Aprendizaje y crecimiento: Esta área es intangible, ya que se centra en el mejoramiento de las capacidades del personal y la estructura interna. Los aspectos que se pueden analizar son: ambiente laboral, herramientas de productividad, aspectos motivacionales y competitivos, capacitaciones a personal. Este enfoque optimiza el capital humano a través de capacitaciones y de la tecnología implementada en la empresa.


En algunas empresas se ha implementado el BSC con hojas de cálculo, sin embargo estas opciones pueden no ser suficientes para manejar la información de manera óptima por lo que se vuelve indispensable contar con una herramienta especializada.

Una estrategia de acción efectiva y bien planificada se ve reflejada en el crecimiento y evolución del negocio, en mejoras continuas en la ejecución de los procesos y operaciones, en la sostenibilidad de la compañía y en la motivación y fidelidad de la plantilla de colaboradores.

Mejora continua como garantía de competitividad

En un contexto en donde la tecnología es una manera integral para revolucionar el cambio y crecimiento en las empresas, éstas deben ser capaces de introducir mejoras continuamente y así mantenerse competitivas ante el mercado.

El primer paso hacia la eficiencia es monitorear y analizar los indicadores de rendimiento y productividad para poder identificar deficiencias y dejar de lado todas aquellas actividades que no aportan valor añadido a los procesos. Implementar una estrategia de mejora continua en tu empresa es el mejor camino hacia la verdadera reducción de costos logísticos y operativos; y la optimización de recursos.

Si te interesa maximizar el rendimiento de tu empresa ¡contáctanos! Será un placer platicar contigo para sacar el máximo beneficio de las estrategias de tu organización. Estamos para apoyarte ¡Contáctanos AQUI para que podamos asesorarte de la mejor manera!