Menú Cerrar

¡La transformación digital como clave de competitividad ante el mercado!

La transformación digital es la integración de tecnología digital en todas las áreas de una empresa, cambiando fundamentalmente la forma en que opera y brinda valor a sus clientes.

La transformación digital puede implicar la reelaboración de los productos, procesos y estrategias dentro de la organización mediante el aprovechamiento de la tecnología digital.

La transformación digital ayuda a una organización a seguir el ritmo a las demandas emergentes de los clientes, manteniéndolas en el futuro. También permite que las organizaciones compitan mejor en un entorno económico que cambia constantemente a medida que la tecnología evoluciona. Con ese fin, la transformación digital es necesaria para cualquier empresa, organización sin fines de lucro o institución que busque sobrevivir en el futuro.

«La forma en que las empresas hacen frente a la digitalización depende del potencial individual y de las amenazas.»

Walter Brenner de la Universidad de St. Gallen

El proceso de transformación digital consiste no sólo en la utilización e integración de las nuevas tecnologías en el trabajo diario de la empresa, sino también en adoptar nuevos modelos de negocio y de estructura empresarial, adaptándose a los nuevos paradigmas que la era digital ha impuesto en nuestros día a día, como pueden ser la desmaterialización, la flexibilidad o la globalización.

Adopción de tecnologías clave

La tecnología impulsa la necesidad de la transformación digital y respalda la digitalización de una organización. Además no existe una sola aplicación o tecnología que permita la transformación digital sino que existen múltiples procesos clave que una organización generalmente debe tener para afrontar la transformación:

• Cloud: Le otorga a la empresa un acceso más rápido al software que necesita, nuevas funcionalidades y actualizaciones, además de almacenamiento de datos, y le permite ser lo suficientemente ágil como para transformarse.

• Robotic Process Automation (RPA): Se basa en la automatización de tareas digitales repetitivas del lugar de trabajo, tales como la recopilación, la transferencia y la entrada de información, la gestión de archivos dentro de los servidores, el escaneado y almacenamiento de datos y documentos, entre otras.

• Inteligencia Artificial: Desde los co-desarrolladores impulsados por la IA, hasta el avance del aprendizaje automático y el aprendizaje profundo, el desarrollo de esta tecnología tendrá cada vez más aplicaciones. Sólo queda determinar la conexión entre los colaboradores humanos y la cantidad correcta de independencia que se debe dar a la IA.

• Internet de las Cosas (IoT): A medida que se democraticen los dispositivos inteligentes (como Google Home, Siri, etc.) existirán más datos disponibles. Por su lado, las empresas podrán usar es información para una mejor toma de decisiones y para brindarles una mayor experiencia a los clientes. A su vez, las posibles vulnerabilidades que presenta el IoT hará que sea clave capacitar a los colaboradores para que utilicen prácticas óptimas en Ciberseguridad.

• Lugar de trabajo digital, colaborativo e hiperconectado: Según un estudio de Frost & Sullivan patrocinado por Ricoh, para 2025, el mundo tendrá al menos 3700 millones de teléfonos inteligentes, 700 millones de tabletas y 60 millones de plataformas de comunicación unificadas implementadas. A partir de estos datos las empresas deben visualizar el futuro de la comunicación y la colaboración en las oficinas se convertirá en una puerta de entrada para empoderar digitalmente a las sociedades inteligentes.

• Ciberseguridad: Se espera un aumento en el número y el impacto de las violaciones de datos. Aparte de los dispositivos de IoT como una posible brecha de ciberseguridad, la cadena de suministro es otra área donde las empresas deben poner atención. El control directo sobre la información confidencial se pierde cuando las empresas la comparten con sus proveedores; piense cómo un compromiso de esa información podría afectar la confidencialidad e integridad de las empresas. La privacidad y la seguridad de los datos ya no son dos misiones con dos objetivos separados.

¿Por qué apostar por la transformación digital?

La tecnología no puede existir por sí sola, requiere de equipos capacitados para diseñarla, implementarla y administrarla. Sin las personas adecuadas en cada lugar, y sin una cultura corporativa lista para adoptar estas nuevas tecnologías, los proyectos de transformación digital tendrán dificultades para tener éxito.

Los proyectos de transformación digital que ponen a las personas en el centro de las decisiones tienen más probabilidades de éxito que aquellos que únicamente buscan la adopción de tecnología. Los ejecutivos deben hacer su parte para crear conciencia sobre las necesidades únicas de la transformación digital y fomentar una cultura que ayudará a la organización a adoptar y permitir que esta innovación sea más ágil y dinámica.

La transformación digital de hoy, provocada por la explosión de datos y dispositivos conectados, debe verse como un mundo de oportunidades para las empresas, más que como una amenaza. Beneficios interesantes son consecuencia de la adopción de esas tecnologías: la automatización de los procesos y una gestión más eficiente de la empresa permiten ahorrar tiempo y dinero.

El fenómeno de la transformación digital es irreversible en la nueva economía. Las empresas deben revisar sus iniciativas pasadas, aprender de los errores y los éxitos, y planificar esta nueva ola con solidez y centrarse en sus necesidades y oportunidades. El conocimiento es central, los involucrados deben estar al tanto de todo. Es esencialmente un proceso de aprendizaje continuo de transformación del negocio a través de la adopción de nuevas capacidades y tecnologías.

¡Si aún no sabe de qué manera puede implementar la transformación digital en su empresa, permítanos asesorarlo para generar un plan de acuerdo a sus necesidades!